sábado, 22 de febrero de 2014

El Pasado " Un documento de lo pasado en el Colegio)

El Pasado
Todavía seguro pensando que hablando se arreglan las cosas (ingenuo de mí, con el Salesiano en cuestión  no fue  así ) y con otros compañeros tampoco  es el antes de 1968 cuando Salí de San Fernando, también otros habían salido antes , hicimos un escrito en el que comentábamos en cierta forma nuestra precariedad en cuanto a vestimenta y comida , la única contestación que recibí fue una llamada de una director diciéndome quién era yo para escribir nada y menos del colegio, que no volviera a llamar ni a quedar con la otro profesor  autor  también del escrito ya que por ser trabajador del colegio, su misión  no era perder el tiempo que lo mejor que podía  hacer era que se dedicara a hacer apostolado. (Profesor que  se fue un día al terminar la clase y ya no regreso).
Cuando me dijeron que ya no podía estar más tiempo en el colegio me dijeron que me tenía que marchar y me fui porque quería ser feliz, en  San  Fernando  había muchas cosas, el  tiempo siempre ocupado pero lo que faltaba  era la relación humana  con  nosotros , chiquillos  que solo querían como todos los niños del mundo un poco de cariño y comprensión  queríamos ser felices y si no eras un  pelota  y chivato no  eras un  ser  en el colegio atendido , tenias que destacar en algo  y cada uno se buscaba  las formas de que le atendieran mejor que a los demás .
No quería parecerme a los aspirantes a salesianos  mayores que iba conociendo, lo comenté una vez al sacerdote y madre mía como se puso: que yo que me creía, que ellos habían entregado su vida a D. Bosco...
Me fui porque me di cuenta que el Colegio era un gran montaje en donde la persona no es lo importante lo que importa es la sumisión  y el si padre. He conocido a personas con muy buena voluntad, no es un problema de las personas sino del montaje de aquella época con relación  al estudio y la forma de enseñar, personas con la mirada triste que sonreían pero se les notaba tristes y yo en muchas ocasiones también disimulé mi malestar, no quería ser así.
He visto demasiadas incongruencias y mentiras, muy poca caridad y cariño de verdad, casi siempre normas, directrices y formas de hacer pero todo con muy poca alma.
Cuando estás dentro parece que solo existe el  Salesiano  y el colegio, luego vas comprobando que lo que ocurre es que cuando llegas te ponen unas gafas para ver según la mirada y los criterios del  colegio nos dan una visión distorsionada de la realidad.
Cuando no encontraba motivo ni razón para continuar en el colegio un Salesiano me dijo: ahora que ya se han pasado los mejores años, los de tu juventud ¿para qué te vas a ir? o aquel comentario de  otro salesiano, vamos a ver si echamos una temporadita más y vamos aguantando poco a poco y al final ellos mismos me dijeron vete.
Ahora que las aguas se han calmado, ya han pasado cuarenta y seis  años desde que dejé de pertenecer al  Colegio San Fernando de Madrid, me doy cuenta que la forma de hacer los aquellos otros salesianos y no los de hoy. La manera  de ser  salesianos  que me toco  vivir fue  dañina para la persona: lo encorseta todo, quiere cuantificarlo todo (desde las horas de estudio hasta las personas invitadas a cualquier actividad), no da respuesta a los interrogantes que se hacen, la sinceridad se utiliza para que las directores, sepan de nosotros pero no hay solución a lo que se plantea. Todo está escrito, atado y bien atado no hay margen para el cambio, esto me marco la vida, no encontrándome ajusto  hoy ya  a mi edad con mi vivencia de la vida toda esclavizada, al no tener una personalidad propia ya que me tuve que buscar la vida de muchas formas siempre doblegándome a mis  señores  o jefes que me explotaron por falta de conocimientos  académicos.
Se banaliza la palabra de Dios ¿por qué identificar lo que le fundador "vio en los jóvenes " con lo que Dios quiere? ¿Es que quiere algo?
 Es un sistema propicio para generar ansiedad. Se intenta justificar lo injustificable. Lo primero que me encontré fue aire, libertad. Libertad para equivocarme, para acertar, para elegir, para hablar, para callar, libertad para pensar, para leer, para dormir, para ver.
En el colegio se decía lo de somos libres y estamos aquí porque nos da la gana, es otra de tantas manipulaciones del lenguaje, estábamos ahí porque no podíamos estar en otro sitio por múltiples  cosas u cuestiones, fuesen familiares, políticas  o de otros órdenes.
En el colegio en nuestra época no había libertad, uno se obliga a hacer lo que te dicen y lo tienes que hacer propio y no es propio. De esta manera la cabeza se blinda para no acabar majareta.
Ante las objeciones siempre las mismas recetas: rezar y obedecer. Es decir machacar la propia libertad.
Afectivamente yo salí mal. En el colegio las manifestaciones de cariño o aprecio no están bien vistas, no te puedes preocupar con naturalidad efectivamente por nadie, por ningún compañero porque catalogaban y cobrabas  con él y por él, todo debe ir por el conducto reglamentario, por las normas y por su hacer, todo lo regia el director Sr. Normas .
 Lo Importante dentro del colegio era el acallar esas voces o vocecitas interiores o exteriores que animan a plantearse si realmente el  niño es lo que dice ser. Porque la sola  exclamación  de una idea  es tocable como todo, esa idea que te repiten y repiten de la obediencia y la sumisión  al señor y sus directrices es intocable es otra forma de acallar la propia conciencia y muchos de los tiempos perdidos sintiendo que ese modo de vida no va con uno vienen de no querer "tocar el tema de la religión, oración y el estudio por sangre entra”.
Todo en la vida es cuestionable, hay distintos puntos de vista y opiniones. En el colegio, en mi época  esto no se concibe, el organigrama es monolítico y el grupo puede con las individualidades, es decir, con las personas. Esa forma de pensar uniforme hace que incluso externamente haya una forma de hablar, vestir, actuar... que identifica muy bien a los salesianos de la época. Como dice el refrán la cara es el espejo del alma. A aunque como en todas las familias había siempre salesianos comprometidos con  la labor de D. Bosco  que al final también eran sometidos de una u otra forma  y en presencia de estos otros que dirigían  el colegio reclinaban la cabeza  y cuando no se sentían vigilados te llenaban el cuerpo de esperanza y atención .
Me llama la atención esa negativa que tienen personas Salesianas cuando les haces caer en la cuenta de las incongruencias que has vivido: o se callan o te comentan que lo que estás diciendo les hace daño pero en ningún caso hay diálogo verdadero, a lo más ese "mi experiencia es otra", y me pregunto ¿de verdad?
Deseo que los chirridos del corazón y la cabeza  de mi pasado no hagan despertar a muchos  de aquellos que no supieron o no entendieron su labor con  nosotros los niños del pasado y descubran que detrás de su mundo o quizá al lado hay otro mucho mejor, por lo menos es real no de plástico,  también entiendo la labor  de los salesianos con los jóvenes de otras épocas y generaciones , que seguro fueron de lo más gratificantes , pues los tiempos también cambiaron , ya que sin  vida, sin experiencias  no hay futuro y ellos lo comprendieron  el cambio por lo  que se cuenta y lo que oigo y leo  cambio  en 1968  lástima que no lo pudimos ver , ese mundo donde se respetan tus decisiones sin intentar convencerte de que lo mejor es hacer otra cosa dándote la matraca a todas horas, donde no hay correcciones fraternas ridículas, donde te encuentras amigos de verdad, no demasiados quizá, pero amigos, un mundo donde no hay obligación de contar por lo menos un par de veces a la semana lo que has hecho o has dejado de hacer.
Ahora  que  cada uno tiene las riendas de su vida con todo lo que eso conlleva y no son otros los que dirigen nuestra vida podemos dar las gracias de una forma  arbitraria  a lo que  sufrimos y vivimos en el pasado.
Testimonios de antiguos alumnos de san Fernando
Escrito por Antonio Álvarez
toni 1961



jueves, 20 de febrero de 2014

Fuerte de San Cristóbal (lo que no se enseña en los colegios)

Fuerte de San Cristóbal:

la mayor fuga de presos de España

El 22 de mayo de 1938 huyeron del Fuerte de San Cristóbal 795 presos republicanos. Estamos  en Navarra, en el escenario de la mayor fuga de presos de la Historia de España. Cayeron 221 en el intento. Había 2.497 reclusos en la antigua fortaleza. Todavía hoy algunos supervivientes dan testimonio del olor de los que probaron la libertad en Francia y el de la pólvora en los cuerpos esclavos de los caídos.
Son 615.000 metros cuadrados  de historia reciente. Se levantó en el siglo XIX y pasó a la historia en el XX. Oficialmente, el nombre es Fuerte de Alfonso XII, pero nadie se refiere a él así. Se concibió como una construcción estratégica para defender Pamplona tras la última Guerra Carlista. Su historia de cárcel terminó en 1945. El lugar se encuentra en el monte de Ezkaba,
Cuentan  la historia de las gentes:
L as puertas de la prisión están abiertas, pero en su interior más de 2.000 presos dudan. En pocos minutos, aprovechando que es domingo, que hay pocos militares en el fuerte y que los que hay están cenando y desarmados, un grupo reducido de reclusos se ha hecho con el control del penal y grita "¡Sois libres!, ¡A Francia!", mientras va abriendo todas las puertas. De los 2.497 presos, casi todos republicanos, que hay ese día en el fuerte de San Cristóbal, en el monte de Ezkaba (Pamplona), sólo 20 están al corriente de los planes de fuga. Muchos temen que sea una trampa de los funcionarios para matarlos en cuanto atraviesen la puerta. Finalmente, 795 presos deciden aprovechar la oportunidad de escapar a Francia, aunque nadie sabe en qué dirección está.
"Las tropas nos perseguían a tiros por el monte, nos iban matando como a conejos", cuenta Álvarez
Es 22 de mayo de 1938, el día en que se produjo la mayor fuga penitenciaria de España.
"El desconcierto era total. Había rumores, pero nunca pensamos que la fuga fuera a llevarse a cabo. Cada uno tiró por su lado; algunos, que incluso pensaron que se había terminado la guerra, fueron directos a la estación de tren de Pamplona y trataron inocentemente de comprar un billete con los vales de la prisión. Naturalmente, los detuvieron enseguida. Yo calculo que estuve unos 15 minutos corriendo desorientado por el monte hasta que oí claramente el toque de trompeta de las fuerzas que venían de refuerzo desde Pamplona. Estábamos muy débiles por el hambre. Muchos iban sin zapatos. Comprendí que no podría correr muy lejos, y además no sabía adónde, así que decidí regresar a la prisión. Para cuando llegaron los refuerzos militares de Pamplona, yo estaba en mi sitio de siempre", recuerda Ernesto, de 89 años, superviviente del fuerte de San Cristóbal. Aquel 22 de mayo llevaba poco más de un año en el penal, tenía 18 y venía del de Burgos, tras un consejo de guerra en el que otros 35 republicanos fueron condenados a muerte. Él no porque entonces era menor de edad.
 Álvarez decidió arriesgarse. "Las tropas nos perseguían a tiros por el monte, nos iban matando como a conejos, al que veían lo mataban, así que nos fuimos dividiendo y dividiendo, y al final íbamos dos gallegos y yo, que soy de Asturias, juntos. No sabíamos dónde estaba Francia. Por la noche avanzábamos y por el día permanecíamos agazapados, hasta que ya no aguantamos más el hambre y nos arriesgamos de día. Llegamos a un pueblo, Gascue-Odieta, y una mujer avisó a los militares. Vinieron a por nosotros, pero, antes de devolvernos al fuerte, la señora nos dio el mejor manjar que he probado en mi vida, un plato de sopa, ¡con fideos!", recuerda  Álvarez, de 89 años, preso en el fuerte durante casi cuatro. En ese momento no lo sabían, pero el Asturiano y los dos gallegos estaban ya muy cerca de la frontera con Francia.
La primera parte del plan había sido un éxito; 795 presos descalzos y hambrientos habían conseguido escapar del fuerte humillando a la autoridad militar. La fuga, planificada durante meses entre un pequeño grupo de reclusos, se ejecutó según lo previsto -habían reducido a los guardias que les llevaban el rancho de la cena, les habían arrebatado las llaves y se habían disfrazado con sus uniformes para atravesar el patio- hasta que uno de los centinelas de la entrada intentó resistirse. "Fue la primera y única vez en mi vida que vi matar a un hombre. Un grupo de paisanos golpeaba certera, brutal y repetidamente la cabeza del centinela. Lo hacían con un martillo, y no pararon hasta que, agotada su resistencia, el soldado cayó inerte. Me quedé sobrecogido. Contemplar un homicidio desde la barrera y asumir instantáneamente que de alguna manera te verás implicado en sus consecuencias no es para menos”.
En tropel, los presos van saliendo del fuerte, pero uno de los guardias ha conseguido escapar y se dirige a Pamplona para pedir refuerzos. "Si no les hubiera avisado, no hubiese venido nadie hasta el relevo de la mañana siguiente y habríamos tenido más tiempo", lamenta Álvarez. La segunda parte del plan, la huida, va a fracasar estrepitosamente.
De los 795 presos que se fugaron aquel día, 585 fueron capturados y 207 muertos a tiros en el campo cuando trataban de escapar por el monte. Las autoridades militares, que, humilladas, habían tratado de justificarse en la prensa asegurando que los fugados no eran presos políticos, sino "presos comunes de la peor especie, un puñado de asesinos, atracadores y ladrones", pusieron en los periódicos de la época , recuperaron su autoridad con toda la contundencia de la que eran capaces. Catorce de los 17 promotores de la fuga fueron condenados a muerte y fusilados en público en el centro de Pamplona, el 8 de septiembre de 1938, tras un consejo de guerra. Morata, uno de los tres procesados que se libraron de la pena capital, aparecía descrito en el sumario como "psicópata inadaptado a la sociedad civil, débil mental". Tenía 19 años y cumplía en San Cristóbal una pena de 10 por un robo cometido cuando tenía 11. Era deficiente.
Sólo tres presos consiguieron llegar a Francia, según consta en el Cuaderno de Registro de 795 fugados que realizó un funcionario de la prisión. Uno de ellos, José, murió hace 40 años en México, donde se casó y tuvo tres hijas a las que jamás habló de San Cristóbal, como pudieron comprobar  Álvarez en las cartas recibidas. De los otros dos fugados que lograron cruzar la frontera, nunca más se supo. "No nos teníamos que haber fugado. Salimos sin provisiones, muy débiles, sin conocer la zona. Fue un error, pero nos estaban matando de hambre y de frío", concluye  Álvarez.
Hoy, el fuerte y sus alrededores (615.000 metros cuadrados) son una gran tumba, una gran fosa de fosas en la que yacen los cuerpos de los 207 fugados, un grupo indeterminado de presos "gubernativos" (no registrados) que falangistas de distintos pueblos iban a pedir al fuerte para fusilarlos en la primera curva, y cerca de 400 presos a los que no fusilaron, pero dejaron morir. "Te despertabas por la mañana y veías al de al lado todo hinchado por avitaminosis. Muerto. Al día siguiente, otro. Morían de inanición porque los administradores estaban compinchados para quedarse parte del dinero con el que tenían que comprar nuestra comida, lo denunció un funcionario, pero el caso fue sobreseído. En invierno teníamos que enterrar a los compañeros en la nieve del patio hasta que pudieran llevárselos a todos en camiones", recuerdan los que pasaron por ella.

Al principio, los presos son enterrados en fosas comunes en cementerios de pueblos de la zona, pero los alcaldes protestaron porque ya no quedaba sitio para sus muertos y el director del penal improvisó un camposanto alrededor del fuerte.  Se han comenzado a exhumar a los presos enterrados en dichos cementerios. De momento, han encontrado a siete. Saben que nunca podrán recuperarlos a todos, pero  se les siguen buscando.
Datos de archivos de la guerra civil Española.
toni 1961
A.Alvarez

miércoles, 19 de febrero de 2014

EL POLITICO (Lo que no se enseña en clase)






El Politico.
Corría el año 1904 y aquella tertulia, que había abierto El gallego Ramón María del Valle-Inclán en el Nuevo Café de Levante, hervía por las noches con la flor y Nata de los intelectuales de la Generación del 98 y los Artistas más significados, entre ellos Ignacio Zuloaga, Gutiérrez Solana, Santiago Rusiñol, Mateo Inurria, Chicharro, Beltrán Masses o Rafael Penagos.
Y aquella tarde noche del 13 de mayo de 1904 el que Sorprendió a todos los presentes fue Pío Baroja. Porque cuando se estaba hablando de los españoles y De las distintas clases de españoles, el novelista vasco Sorprendió a todos y dijo:
“La verdad es que en España hay siete clases de Españoles… sí, como los siete pecados capitales. A Saber:
1) Los que no saben;
2) los que no quieren saber;
3) los que odian el saber;
4) los que sufren por no saber;
5) los que aparentan que saben;
6) los que triunfan sin saber;
7) los que viven gracias a que los demás no saben;
Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”.

Vamos lo mismo que en el 2014 hay cosas que no cambian. En cuanto al político, que  se  establece que es aquél que conoce ese difícil arte de la sabiduría, destacando que lo que lo define no es su función, sino sus cualidades. De su experiencia, destacará que muchas veces serán mucho más importantes las cualidades, como la falta de ambición e intriga; destacando que las virtudes morales, son en definitiva las que deben regir la personalidad  de los gobernantes para evitar que los mismos se desvíen y sean sometidos por bajas pasiones que los lleven a ser malos dirigentes. El gobierno será perfecto cuando en él aparezca la virtud de cada individuo  es decir, cuando sea fuerte, prudente y  justo" 
Asimismo, la política no es:
 No es ciencia militar, ya que la primera puede definir la guerra  o la paz, en tanto que los estrategas militares les corresponderá (una vez que la misma se declare) definir sus estrategias para ganarla.
 No es tampoco la jurisprudencia, ya que este arte de "hacer leyes" le es complementario. La política definirá en gran medida cuáles son las leyes que deben existir, mientras que los encargados de impartir justicia sólo deben atenerse a las mismas para dictar sentencia.
La política tampoco es el culto divino, ya que éste solo se ocupa de realizar los oficios religiosos permanentes, por lo que no es materia política.
 Si es:
 La  ciencia y arte de gobernar que trata de la organización y administración de un Estado en sus asuntos e interese
 Son las acciones realizadas por este, que busca cómo dar respuestas a las diversas demandas de la sociedad, entendiendo como uso estratégico de recursos de la sociedad para aliviar los problemas nacionales.
 Ámbito privilegiado de realización del “pacto” entre Estado y sociedad. Un nuevo papel del Estado, en el sentido de hacerlo más ágil y organizador. Aquí podemos rescatar el sentido participación entre estos dos actores, pero con el objetivo final del beneficio a la sociedad.
Son  el conjunto de actividades de las instituciones de gobierno, actuando directamente o a través de agentes, y que van dirigidas a tener una influencia determinada sobre la vida de los ciudadanos en cuanto al bienestar social, como conseguirle que sus impuestos sirvan para darles unos servicios veraces y razonables, tales como la  Sanidad, educación y trabajo.
Cuando esto se cumpla, llegara de nuevo el progresó a España y a los ciudadanos, esto siempre es lo que se promete, pero una vez llegan se transforman en dictadores y señoritos de la España del pasado y su único estandarte es  el tener una cuenta en suiza.
A, Álvarez
Toni1961


domingo, 16 de febrero de 2014

El Transito (lo que no se enseña en los colegios)

El Transito: 

En  nuestra Europa de hoy  tenemos un nuevo dilema, como tuvieron nuestros ancestros ¿Quién fue primero? ¿El hombre o la mujer? La Biblia enseña que Dios creó el mundo en seis días y al sexto día al hombre y después, a la mujer. A nosotros nos quieren vender que primero   Europa y después España, pues ahora resulta que la ciencia lo explica de otra forma: nuestro ancestro común femenino más reciente fue una mujer africana, la llamada “Eva mitocondrial”  y ella llegó primero, mucho antes que el hombre.  Como Europa  fue un continente sin fronteras y libre circulación de animales  y bichos, eso no ha cambiado mucho sigue siendo libre tránsito para  Políticos, grandes banqueros y los grandes capitales, dinero que  no tiene el  ciudadano de pie que solo busca trabajo y el sueño europeo de establecerse libremente en cualquier país miembro sin dar explicaciones que en la actualidad se ha topado con la realidad de la crisis. Las estrecheces económicas han llevado a algunos Estados comunitarios a reforzar un derecho reconocido de manera muy ambigua por la legislación de la UE: expulsar a los ciudadanos de otros países miembros que representen una “carga excesiva” para el sistema. Se trata de una medida más efectista que eficaz que contemplan en sus leyes casi la mitad de los Estados miembros. Pero en la práctica es imposible certificar la expulsión de un comunitario y, sobre todo, impedirle que vuelva.
Bélgica  es uno de los países que ha regulado y endurecido esa posibilidad. Este país, reconocido por la Comisión Europea como uno de los más generosos en las políticas de asilo para refugiados de terceros países, ha acelerado la práctica, hasta hace poco residual, de expulsar a ciudadanos comunitarios. Aunque los datos iniciales apuntaban a un número menor, las autoridades belgas expidieron la orden de salida 4.812 ciudadanos de la UE el año pasado, según datos suministrados por la Oficina de Extranjería del Ejecutivo belga.
 Europa, todavía no logró digerir el tremendo impacto provocado por la decisión suiza de limitar el ingreso de inmigrantes a ese país de ocho millones de habitantes que tiene un ingreso per cápita de 67 mil 245 dólares anuales. La limitación del ingreso de extranjeros al paraíso suizo, que es el 20 más rico del mundo justo detrás de Arabia Saudita, no constituye un hecho aislado, con respecto a los inmigrantes del sur del continente.

Previamente, a través de otros referendos, los suizos habían prohibido los minaretes y aceptado expulsar a los extranjero que cometían fraude contra el sistema de seguridad social u algún tipo de delito, la creación de cuotas nacionales para encauzar el ingreso de extranjeros al país es un nuevo paso de la misma lógica, ósea que en los países que tanto critican a España por sus fronteras cierran las suyas, si no entras con un puñado de euros en los bolsillos.
Miles de europeos  emigrantes son expulsados de Francia  país europeo, que tiene  8.000 órdenes de expulsión a ciudadanos europeos en los últimos tres años. Por la carga excesiva para el sistema de asistencia social francés, en la práctica es imposible expulsar a todos, y sobre todo, impedirles que vuelvan.
Las  razones para la expulsión son "no responder ya a las condiciones para poder residir en el país europeo distinto al de origen ,es decir, no contar con un contrato de trabajo ni seguir con un seguro privado como autónomo, no tener ya derecho al paro, o haber dejado de ser estudiante.
 Pero los españoles solo tuvieron que esperar  2.014 años para saber lo que resulta  ser  ciudadano  europeo  sin ilusión, sin perspectivas de trabajo para nuestros hijos y  personas mayores de 45 años que se quedan sin trabajo.  Cual fue el origen de la España comunitaria europea, su inclusión se dio en su inicio mucho más por convicción que por intereses particulares.
 Lo que se buscaba era evitar guerras y generar un bloque fuerte e independiente.
 No todo el mundo es tan calculador como parece creer. Claro, luego las cosas cambiaron y algunos estados se unieron a los países fundadores de la UE más por interés que por convicción. Dejo a la opinión de los que lean esto para que  determinen cuál fue el caso de España, por que se hicieron verdaderas barrabasadas para entrar por lo que ellos decían la puerta grande.
Es que tanto la Eva como el Adán mitocondrial surgieron casi al mismo tiempo, construyendo un árbol genealógico que también ha permitido conocer mejor las relaciones entre las poblaciones de nuestros antepasados que se expandieron desde África hacia el continente europeo y Asia durante 8.000 años aunque no nos enseñaron lo que significa la palabra civilización  y  humano civilizado , por lo que tendríamos que esperar otros 8.000 años  para que el Matrimonio España  e Unión Europea pueda  ser una sociedad  civilizada , la sociedad  del bienestar , una  civilización culturalmente  avanzada , con un gran conocimiento, sabiduría y que nuestro entorno sea realmente humano .
Pero por más que queramos realizar el árbol genealógico de los políticos y mandatarios no sale el genoma  de trabajar por los demás, el de buscar un equilibrio social, el respeto al ser humano, a su trabajo,  a su vivienda, su asistencia sanitaria, consiguiendo el afanado  equilibrio del  bienestar social.
Somos españoles, Somos Europeos, será  el  Gran Interrogante de este presente.
  1. Álvarez

Toni.1961